Opinion

Padre Maccalli: «Desde mi mirada misionera, la relación entre la guerra y los pobres parece inmediata»

“La Jornada Mundial de los Pobres 2023 se enmarca hoy en un escenario mundial de guerras verdaderamente inquietante»  subraya el Padre Pier Luigi Maccalli con ocasión de la séptima Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará el domingo 19 de noviembre

«La categoría bíblica de los pobres se identifica con la clásica tríada de huérfano, viuda y extranjero, y las guerras siempre producen huérfanos, madres viudas y tantos refugiados obligados a huir»

«La guerra es un crimen contra la humanidad y personalmente sueño con el día en que sea abolida mediante una declaración pública, como ocurrió con la esclavitud y la colonización»

«Esta Jornada Mundial nos recuerda la presencia real de Cristo en los pobres víctimas de tantos tipos de guerras y que hacernos samaritanos es la esencia del Evangelio»

(Agencia Fides).– “La Jornada Mundial de los Pobres 2023 se enmarca hoy en un escenario mundial de guerras verdaderamente inquietante. Desde mi mirada misionera, la relación entre la guerra y los pobres parece inmediata”, subraya el Padre Pier Luigi Maccallicon ocasión de la séptima Jornada Mundial de los Pobres que se celebrará el domingo 19 de noviembre.

Te regalamos ‘Informe RD – Claves del Sínodo de la Sinodalidad’

«Desde mi mirada misionera, la relación entre la guerra y los pobres parece inmediata»

«La categoría bíblica de los pobres», recuerda el sacerdote de la Sociedad para las Misiones Africanas (SMA) en una reflexión recogida por la Agencia Fides, «se identifica con la clásica tríada de huérfano, viuda y extranjero, y las guerras siempre producen huérfanos, madres viudas y tantos refugiados obligados a huir a lugares donde se les califica de extranjeros. Muchas mujeres y niños ucranianos, rusos, palestinos, israelíes, sudaneses, etíopes, y de tantos lugares olvidados por los medios de comunicación, se encuentran ahora viudas y huérfanos, sin un hombre que las abrace, sin un padre que seque sus lágrimas mientras caminan tristemente sin rumbo por calles extranjeras.»

Niños

«Los cristianos católicos -continúa el misionero- tenemos la costumbre de subrayar la presencia real de Cristo en la Eucaristía y juzgamos blasfemo cualquier acto cometido contra iglesias, estatuas y lugares de culto. Violar el cuerpo y ensangrentar el rostro de los seres humanos, especialmente de los frágiles e indefensos, puede ser mucho peor. La guerra es un crimen contra la humanidad y personalmente sueño con el día en que sea abolida mediante una declaración pública, como ocurrió con la esclavitud y la colonización».

«La guerra es un crimen contra la humanidad y personalmente sueño con el día en que sea abolida mediante una declaración pública, como ocurrió con la esclavitud y la colonización»

«Esta Jornada Mundial -añade el padre Maccalli- nos recuerda la presencia real de Cristo en los pobres víctimas de tantos tipos de guerras. Los pobres y la paz son dos piedras angulares de las bienaventuranzas evangélicas que esta jornada viene a re-cordarnos. Los pobres y las periferias humanas nos recuerdan también que hacernos samaritanos es la esencia del Evangelio«.

El lema de la Jornada de este año está tomado del libro de Tobías: “No apartes tu rostro del pobre” (Tb 4,7). Para la ocasión, el Papa Francisco presidirá la Celebración Eucarística en la Basílica de San Pedro a las 10 de la mañana.

Hasta hace un par de años, el padre Maccalli estaba en misión en Níger, en el pueblo de Bomoanga de donde fue secuestrado en la noche del 17 al 18 de septiembre de 2018, a manos de un grupo de milicianos yihadistas (véase Agencia Fides 18/9/2018). Liberado el 8 de octubre de 2020, coincidiendo con la Jornada Mundial de las Misiones (véase Agencia Fides 9/10/2020), el sacerdote de la SMA continuó su misión llevando su testimonio de fe y esperanza. Firme defensor de la paz, de los pueblos más desfavorecidos y de las personas que más sufren, en los últimos días se ha reunido con el Papa Francisco a quien, entre otras cosas, ha presentado un texto haciéndose eco de sus palabras de paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *